La pandemia del COVID-19 ha dado un giro total a la forma en que vivimos

Lo cotidiano ha dejado de serlo y hábitos que no teníamos en nuestro día a día se han convertido en populares, en un MUST.

Ha sido una época que ha afectado muchísimo a todo lo que implica interactuar con otras personas. Hemos pasado mucho tiempo sin poder visitar, tocar, abrazar, besar, ni interactuar cara a cara con otras personas.

En este aspecto las restricciones han sido muy estrictas, por supuesto, por el bien de todos, pero ha habido que buscar alternativas para poder llevar a cabo diferentes actividades. Estudiar, trabajar, comprar, …, todo ha sido restringido y, aunque las limitaciones van disminuyendo poco a poco, muchas personas siguen prefiriendo evitar muchas de estas situaciones, debido a que lo consideran un riesgo que, de momento, no están dispuestos a correr.

Hay quien continúa tomando medidas al respecto y sigue limitando sus contactos sociales. Sin embargo, la necesidad de relacionarse, seguir conociendo y, ¿por qué no?, encontrar al amor de nuestras vidas es un hecho, y las personas han decidido buscar opciones que les permitan llevar su vida con la mayor normalidad posible sin tener que arriesgarse. Para ello, internet se presenta como una opción muy atractiva en todos los aspectos, y que la mayoría hemos utilizado para sobrellevar el distanciamiento. El uso del mismo ha aumentado entre un 40 y un 100% en el último año.

Los solteros se han negado a pausar la búsqueda de pareja y, evidentemente, las personas que se encuentran en una relación a distancia también han tendido que buscar la manera de sobrellevar la situación. En tiempos de COVID hay relaciones que han iniciado, avanzado e incluso terminado en línea. Conocer hombres y mujeres online a través de webs de citas se ha convertido en una de las principales formas de ligar. Estas webs dan la oportunidad de acercase a muchas personas, sin la necesidad de salir de casa y desde cualquier lugar. Las citas en línea se han convertido en el refugio de los solteros frente al coronavirus. Entre sus principales herramientas, tienen disponibles desde mensajería instantánea hasta la opción de chats de video, lo que da la oportunidad de conocerse cara a cara sin correr ningún tipo de riesgo, sin mascarilla y sin incumplir ninguna norma o restricción. De esta manera, ahorramos tiempo y nos aseguramos el conocer a la persona e interesarnos o no en alguien, sin tener que estar de una cita a otra probando y arriesgándonos innecesariamente.

Además de ello, lo que más nos sorprende de estas webs es que las opciones de búsqueda cada vez son más específicas y que utilizan la inteligencia artificial, que evalúa el comportamiento de los usuarios, algoritmos de compatibilidad que comparan información para encontrar afinidades, y filtros de búsqueda para que cada quien pueda especificar aquellos aspectos importantes a la hora de elegir pareja, ¿no os parece genial?

A diferencia de la vida real, en la que la dinámica de las citas es un constante “ensayo y error”, aquí las personas pueden elegir sin problemas sus preferencias y cruzarse solo con personas que las cumplan, ahorrando así tiempo y decepciones. Por ello, a pesar de que ha sido una medida tomada debido a las restricciones, tienen muchas ventajas y, al parecer, ¡las citas en línea han llegado para quedarse!, al igual que muchas otras nuevas tendencias que a día de hoy nos resultan mucho más cómodas y estamos adoptando como permanentes.

Está claro que, aunque estas no sustituyen las interacciones en persona, pueden ser de mucha ayuda.

Por otro lado, al igual que muchas relaciones inician, otras terminan. Y aunque no nos guste pensar que no siempre triunfa el amor, los divorcios se han incrementado al menos en un 41% durante la pandemia, algunos por el estrés del confinamiento, otros porque estar mucho tiempo juntos ha aflorado antiguos problemas, ….

Sin embargo, no todo es negativo, muchas parejas han aprovechado este tiempo que han pasado juntos, se han dado cuenta de que realmente son el uno para el otro, y han decidido pasar el resto de la vida juntos.

Otras, que ya tenían planeado dar el “sí, quiero” y, a pesar de haber tenido que posponer planes por el tipo de evento una otra vez, han decido seguir adelante y valerse de cualquier ayuda que pudiesen tener y, en este caso, nuevamente  internet se ha convertido en el gran aliado protagonista. Hay parejas que han decidido no posponer más el evento y seguir adelante con el “sí, quiero”. Para hacerlo, no les ha quedado más remedio que optar por ceremonias intimas o micro weddings e incluso, para que todos los invitados pudieran estar presentes, muchos han optado por la bodas en línea.

Es muy común ver en la actualidad a aquellos que van a unirse en matrimonio compartir su boda por streaming. Ya no solo se trata de ver películas, sino de compartir momentos importantes en la distancia. Esto permite que todas las personas que queremos puedan estar presentes, sin tener que preocuparse por el COVID. Los recuerdos de la boda se envían por correo y se comparte un bonito momento, a pesar de las circunstancias.

 

Por otro lado, los más prácticos prefieren los casamientos en línea legales, sin ningún tipo de ceremonia, los cuales también se han habilitado, e incluso hemos podido escuchar ya de hablar de simulacros de bodas digitales.

 

¿Cuál ha sido, es o será vuestra opción?

 

La pandemia ha demostrado que nada es imposible y que, a pesar de las complicaciones, siempre existen alternativas, ¡los límites los ponemos nosotros!

 

RELATED POSTS

Escribe un comentario