Sara y Felipe, se casaron el pasado agosto en Cantabria. Querían que su boda fuera única e inolvidable y para ello cuidaron hasta el último detalle. Despues de encargar sus invitaciones en marzo en azulsahara, el modelo Babel de la colección extravanganza, eligieron el  modelo Verona para las minutas, los meseros, las velas, … para que fueran a juego con los centros de flores y la decoración del restaurante Casa Setién. Sara y Felipe nos han facilitado fotos de la decoración, y además nos han hecho participes al contarnos algunos detalles y anécdotas de su gran día.

Complementos de azulsahara para la boda de Sara y Felipe en el Restaurante Casa Setién (Oruña)

El pasado 7 de Agosto, Sara y Felipe se dieron el si quiero en la Ermita de la Virgen del Carmen (Revilla de Camargo). Esta ermita tiene para ellos una larga tradición familiar, allí se casaron la madre y las tías de Felipe, además de ser la Virgen favorita de la abuela de Sara.
Estuvieron acompañados por una soprano y un cuarteto de cuerda que hicieron una ceremonia muy emotiva, Sara nos confiesa estuvo a punto de llorar en alguna ocasión.

El vestido era el modelo Malasia de la colección de Pronovias 2010, precioso, todo bordado en encaje con palabra de honor, con un espectacular velo largo. El pelo lo llevó recogido en una coleta lateral, rizada, además llevó tres peinetas como adorno para el pelo en el lado opuesto. Para el maquillaje optó por un ahumado suave en tonos grises, que sin duda le favorece un montón al ser morena, dejando los labios en un tono natural con un sencillo brillo.
Nos cuenta que los pendientes fueron un regalo de una amiga de su madre. Eran estilo vintage, en oro blanco de largo intermedio. Una elección perfecta para el tipo de escote que llevaba.

Los zapatos fueron unos peeptoes con plataforma con un tacón de diez centímetros. La punta era más bien cuadrada ya que nos cuenta Sara que no la gustan absolutamente nada los zapatos en punta.


Las flores del ramo de novia, en rosa y blanco eran a juego con las flores de la iglesia, y los centros de mesa del restaurante, así como con las minutas de los menús, los meseros y el libro de firmas . Los regalos de las chicas eran velas a juego con toda la decoración, sin duda un detalle precioso que no olvidarán nunca. Todo de la colección armonia de AzulSahara. Un momento muy emotivo que Sara recordará para siempre fue la inauguración del baile con la canción “Total eclipse of the heart” de Bonnie Tayler. Luego vino la fiesta y las consiguientes bromas de los amigos, que hicieron volar a Sara por los aires y dejaron a Felipe sin su preciosa corbata Dolce&Gabbana. Muchas felicidades chicos!


Desde aquí nuestro más sincero agradecimiento a Sara y Felipe por haber compartido con nosotros su “gran día”, con sus anécdotas, sus pequeños detalles, tanto trabajo, toda la organización …. Hemos disfrutado mucho siendo partícipes de vuestra fiesta.

RELATED POSTS

Escribe un comentario