Unas palabras de agradecimiento para los invitados. Dedicarles unas palabras a los invitados durante el banquete es algo muy emotivo y todos agradecerán.

No sé si os habréis planteado dar un pequeño discurso en el banquete. Aquí en España, desde hace unos años en muy normal verlo en las bodas, ¡están de moda! y, ¿por qué no?. Además de que quedaréis como reyes si lo hacéis, conseguiréis emocionar a todos los invitados.

Quizás, en un primer momento, pensáis que es fácil hacer un buen discurso, pero poneros a ello y luego nos contáis…

Os daréis cuenta de que resumir vuestras emociones en cinco minutos os va a llevar mas tiempo del esperado. A continuación, os damos unas pautas para que, en esos momentos de nervios, sepáis qué decir:

1. Podéis enfocarlo de muchas formas: discurso cómico, de los que hacen reir; discurso emotivo, de los que ponen los pelos de punta; discurso entretenido; o discurso más pesado; … ¡vosotros elegís!. Y, ¡ojo!, porque el tono es muy importante en cada uno de ellos.

2. Comenzad haciendo una lista con las cosas que queréis decir y luego proceded a ordenarlas de forma cronológica.

Quizás podáis comentar ese primer encuentro o cómo y quién os presentó. Esto solo es válido en caso de que no sea muy escandaloso, si os conocisteis de alguna forma comprometedora o poco formal, mejor saltaros este punto y pasad al siguiente. También lo podéis suavizar de forma que esa tía lejana no se sienta violenta al escucharlo.

Otro momento importante que podéis contar es cómo fue la pedida de mano

3. Si queréis decir algo gracioso y que lo entienda todo el mundo, no os centréis en cosas que solo vosotros y vuestros amigos podéis descifrar, porque el resto no lo entenderán. Y aunque podáis hacer un guiño a alguna anécdota de este tipo, recordad que el discurso es de agradecimiento en general hacia todos.

4. Lo ideal será que el discurso no dure mas de 5 minutos o será un poco tostón para los invitados. Es mejor un mensaje corto que no ver como vuestros invitados bostezan pensando en lo pesado que estáis siendo. No entréis tampoco en muchos detalles, hablad solo de lo queráis destacar en ese momento. Ya sabéis, nada de alargarse ni complicarse la vida, hablad de vuestros sentimientos y aprovechaos de la alegría/euforia que tendréis en esos momentos.

5. No perdáis de vista que se trata de agradecer a vuestros invitados el haber venido.

6. No habléis del futuro, no adelantéis acontecimientos, lo que importa es el ahora, el momento que estáis viviendo, disfrutadlo y aprovechadlo al máximo.

7. Y, por supuesto, nunca habléis de dinero en vuestro discurso… ¡Queda muy vulgar!

8. Podéis mencionar que os habéis esforzado mucho para que vuestra boda sea especial.

9.  Por último, recordad terminar vuestro discurso dando las gracias a todos (especialmente a los padres-suegros) y acabad con un brindis con el que pongáis de pie a todos vuestros invitados.

 

Y si no os termina de convencer, siempre tenéis la opción de repartir nuestras tarjetas de agradecimiento entre vuestros invitados.

¡Suerte! 😉

RELATED POSTS

Escribe un comentario