Hermosísima boda la que os traemos hoy, la de Elli y Terry , dos espíritus libres que decidieron casarse en un castillo alemán del siglo XIII.

Hermosísima boda la que os traemos hoy, la de Elli y Terry , dos espíritus libres que decidieron casarse en un castillo alemán del siglo XIII.

Su historia

Habiendo terminado sus estudios, con 27 años, Elli quería viajar y ver un poco de mundo antes de comenzar a trabajar como maestra. Reservó vuelos a Australia y Nueva Zelanda y fué entonces cuando, en el tercer día de viaje, en Lorne, se encontró con Terry. Ambos se quedaban en el mismo hostal. Para Terry fue amor a primera vista, se enamoró al instante. A Elli le costó un poco más de tiempo darse cuenta y, después de viajar por Nueva Zelanda, se dio cuenta de que sí, ¡era él!. Regresó a Melbourne a buscarlo, y… ¡han estado juntos desde entonces!

Tuvieron una relación a distancia durante un año, hasta que Elli se mudó a Australia.

La pedida

Terry nunca llegó a pedirle la mano a Elli. Entre los dos decidieron que ya era hora de casarse

El vestido de la novia

Elli siempre había querido un vestido boho, pero terminó eligiendo el vestido más glamuroso de la tienda, a conjunto con el castillo que había elegido para la celebración. Encontró su vestido mientras compraba el de su hermana en Australia. En realidad, fue el primer vestido que se probó en la primera tienda en la que entró. Después de probarse más de 15 vestidos, ¡eligió el primero!  El vestido tenía un impresionante escote en V, espalda descubierta y encajes, ¡preioso!

El lugar elegido

Elli imaginaba el día de su boda con un toque boho y flores por todos lados. Cuando buscaba palabras con las que le gustaría describir su boda, siempre eran las mismas: blanca, personal y acogedora. Con esa descripción, y con ayuda de su padre, encontró el lugar perfecto: el Castillo de Kronburg, castillo construido alrededor de 1200, situado en Memmingen, Alemania. Otra de las razones por la que lo eligieron fue que Terry es una persona bastante obsesionada con la historia y los edificios antiguos y este castillo está situado muy cerca de donde vive su familia.

La ceremonia y la recepción

Todos se reunieron en el patio del castillo a la una del medio día. El sol brillaba y había algunas nubes, así que no hacía demasiado calor. Cuando llegaron los novios, saludaron rápidamente a todos y subieron a la sala de ceremonias. La ceremonia comenzó a las dos, y se prolongó hasta las tres (mucho más tiempo de lo que pretendían, pero fue una ceremonia muy divertida y relajada, así que no pareció tan larga).

Después de la ceremonia volvieron a bajar al patio. Primero los invitados, y luego los novios, donde tomaron los primeros aperitivos y unas copas. Luego cortaron la tarta sobre las cinco de la tarde y tomaron café y té. A eso de las siete de la tarde todos se trasladaron al comedor de arriba, el más impresionante de todos, donde sirvieron el buffet, que duró hasta las diez de la noche. Entonces, bajaron a la sala de fiestas, que parecía una antigua bodega y que tenía salida directa al exterior. Todos podían bailar, sentarse en el interior o en el exterior y moverse libremente.

El plato de queso a medianoche también se sirvió allí.

El DJ estaba tocando blues, jazz y otros tipos de música, una para cada espacio (jardín, comedor y sala de fiestas). En la sala de fiestas es donde sonaba la música más alegre. Elli y Terry habían elegido previamente su canciones favoritas, con la ayuda de sus amigos, y el DJ tocó la lista y agregó otras canciones acordes a su estilo. Estuvo brillante y siempre mantuvo la pista de baile llena.

A la mañana siguiente, también celebraron un brunch en el patio del castillo con un gran desayuno buffet. Y los invitados alemanes llevaban dirndl (traje regional para mujer, típico de Baviera, Alemania) y lederhosen (traje regional para hombre, típico de Baviera, Alemania).

¡Fue una boda súper divertida!

Las flores y la decoración

Las flores de la boda de Terry y Elli eran una mezcla de lavanda, eucalipto, flores del campo, crisantemos y bayas. Fueron ellos mismos los que compraron las flores y decoraron el comedor. Tenían diferentes ramos para las mesas del patio, la sala de fiestas y el comedor. Simplemente colocaron grandes ramos de eucalipto en la mesa, interrumpidas por crisantemos y bayas, pero ¡quedo precioso!

El Wolkswagen T3 Vintage en el que la madre de Elli la llevó a ella, a su hermana y a su suegra, también fué decorado por su madre. Sin duda, ¡una familia de artistas! 

El menú

Después de la ceremonia, todos tomaron una copa y unos aperitivos en el patio del castillo. Para la cena, el catering sirvió un gran buffet con todo tipo de ensaladas y tres platos principales:

  • Tres tipos diferentes de pescado con gambas en mantequilla de hierbas
  • Filete de cerdo con salsa de crema
  • Pollo con hierbas

Todos ellos con posibilidad de acompañarlos con arroz, patatas gratinadas, spätzle (plato tradicional de fideos de Baviera) y verduras.

Y, de postre, vasitos de mousse de chocolate, tiramisú, fresas con mascarpone y ensalada de frutas. Mmmmmm…

A media noche sacaron una gran fuente de queso con diferentes tipos de pan.

La tarta nupcial

La tarta tenía tres pisos y todos con sabores diferentes. La parte superior era de frambuesa y chocolate, la segunda de maracuyá y mango, y la parte inferior de fresa y vainilla. Estaba súper esponjosa y deciliciosa. Era un diseño muy original, con flores reales, descubierto, sin fondant.

Además de la tarta principal, también tuvieron otras tres tartas en la mesa: una deliciosa tarta de mousse de chocolate, una de fresa y una tercera de frutas del bosque. 

Los detalles de los invitados

Sin duda, ¡otro detalle súper original de esta fantástica boda! Pequeñas velas perfumadas con etiquetas personalizadas hechas con vasos reciclados y orgánicos y elaboradas por la propia Elli. Dejaron a todos los invitados con la boca abierta y, además de servir para decorar, al final del día todos se las llevaron una como detalle y recuerdo del gran día.

Lo mejor del gran día

Lo mejor de este gran día fue el hecho de que tuvieron mucho tiempo para hablar con sus amigos y de que todos realmente se divirtieron . De hecho, muchos invitados todavía les dicen que fue la mejor boda a la que han asistido.

Otra cosa que hizo que el día fuera perfecto fue el clima. Pese a que llovió cuando estaban en el comedor, el resto del día acompañó a cada momento.

Junto con el alquiler del castillo, decidieron que la mayor inversión iba a ir para la comida y la barra libre durante todo el día y hasta las cuatro de la madrugada y, ¡fue todo un acierto! Sus amigos ingleses realmente lo aprovecharon :).

La luna de miel

La luna de miel fue en Portugal. Visitaron Faro, Lisboa y Oporto. Alquilaron un coche en Faro y fueron haciendo paradas hasta llegar a Oporto. Fue más un viaje por carretera, no fue gran cosa, y ahora están planeando ir a Maldivas o Fiji, pero por no más de 5 días, no quieren sentirse atrapados en el paraíso. Quieren explorar y estar en movimiento, algo de lo que se dieron cuenta cuando pasaron 10 días de vacaciones en un hotel de Nueva Caledonia. A la quinta noche ya querían volver, se aburrían, pese a que era un sitio hermosísimo.

A día de hoy, cuando le preguntamos a Elli, qué es lo que más le gusta de su pareja, lo tiene claro: “la vida con él nunca es aburrida”. Elli nunca había durado más de dos año y medio en pareja, pero con Terry todo es muy diferente, ya que es un chico interesante, siempre con nuevas ideas y proyectos, al que le encanta irse de vacaciones solo, algo que a Elli le encanta. Elli es una persona que necesita su espacio, que se asustaba de pensar en tener a una persona 24 horas al día, 7 días a la semana a su lado. Él es perfecto porque respeta y entiende eso. Su madre siempre le decía: “tu hombre perfecto tendría que vivir al otro lado del mundo” … ¡y allí lo encontró! 🙂

 

Y vosotr@s, ¿habéis encontrado a vuestra pareja perfecta?

 

@SophiaRussell

RELATED POSTS

Escribe un comentario